miércoles, 3 de julio de 2013

Educar jugando, en el tiempo libre

El verano es un tiempo muy especial para aprovechar las oportunidades que nos da una mayor disponibilidad de tiempo. El buen tiempo, los días más largos y las ganas de romper la rutina, se mezclan con las vacaciones de los mas pequeños de la casa y eso es una lista de ingredientes educativos a los que hay que prestar atención.
Las vacaciones son un tiempo necesario y merecido en el que se puede educar tanto o más, en mi humilde opinión. El colegio es el medio de educar que conocemos , pero si en casa no se educa también , no hay equilibrio posible entre lo que supone formar personas para una sociedad, y formar en conocimientos. Conocimientos y valores no son lo mismo , pero van de la mano, tanto es así que es muy difícil fomentar los unos sin los otros.
En esa línea recordé este vídeo tan peliculero pero interesante para reflexionar un poco



A lo largo del recorrido de este dibujario, he hablado varias veces de la necesidad de fomentar la aparición el aprendizaje lúdico, en especial para los más pequeños, abandonar un poco la obsesión por la lecto escritura y apreciar las cualidades innatas hacia la representación gráfica que traemos de serie los seres humanos. En el juego de los niños hay múltiples formatos y maneras de educar y hoy quiero hacer una mención especial al juego representativo, una manera de jugar que nos será muy familiar , pero que tal vez puede ser un modo muy interesante de cruzar valores  a nuestros pequeños. En el juego de representación, los niños juegan interpretando un papel, que normalmente ven en casa. Si un niño vive en un entorno de respeto en el que los adultos generan un clima de respeto, respetará a los demás. Esto se hace básicamente de dos modos,directamente con la interpretación de roles y el uso de objetos cotidianos como menaje etc, y del modo proyectivo, en el que se juega con muñecos de goma o plástico.
Los muñecos son variados y hay miles de opciones en la industria juguetera. Todo el merchandising de las películas esta a sus servicio. No es ese el tipo de muñeco que me interesa aquí. Me interesan los "genéricos", aquellos que tienen temática , pero no definición de la que los define como un producto de tal o cula momento pasajero. Para eso siempre me gustaron los playmobil. Este tipo de muñecos empiezan en cajas temáticas y terminan en cajones contenedores juntos y revueltos. Forman familias, y se intercambian sus objetos. Esta forma de jugar, creo que la representaron muy bien  en el principio de la película "toy story" el primer minuto  y medio.



Lo que le pasa a esos muñecos, plantea escenarios en los que podemos educar. La semana pasada buscando algo para un regalo a un niño, acudí  a mi sitio de referencia en la búsqueda de regalos para niños, LUDICO  En la calle Arturo Soria 214 de Madrid

 

Esta tienda tiene más de 20 años de historia y se diferencia de otras del ramo en que los juguetes que ofrece son de esos llamados educativos...y no es un título, es una apuesta arriesgada en un mercado en que el merchadising y las grandes superficies están acabando con las juegueterías de barrio. En Lúdico, cada esquina esta repleta de manualidades, materiales y como no jueguetes. Entre los juguetes que encontré, me llamaron la atención estas cajas de familias de distintos países que representan la realidad que encuentran nuestros niños en su enorno, colegios y parques.
La marca miniland, es la creadora de estos juguetes:


Y si nos centramos en el tema de la accesibilidad y la integración...entonces podemos encontrar esta caja en la que los personajes pueden ayudar a fomentar valores y el descubrimiento de capacidades diferentes a las que normalmente tenemos mas a mano.
Os recomiendo pasar por la tienda si estáis en Madrid.


Lo dicho, se puede educar jugando y el verano es una oportunidad para ello. Es lo que se llama educación empática, pero en su versión de casa.
 Para ello os dejo con esta interesante charla de Roser Batlle en la pasada edición de TEDx VAlladolid en la que se trata el tema.
 


La educación comienza en casa, con nuestros juegos y nuestras acciones. y con ello podemos alcanzar mínimamente esta representación de la relación educativa



El incentro de este "triángulo amoroso" nos muestra a que distancia se encuentra cada parte de la educación. Si el triángulo es equilátero, isósceles o escaleno, sabremos a que distancia estamos unos de otros, veremos a que distancia estamos de la educación de nuestros hijos.
¿Aprovechamos los momentos de juego para educar a nuestros hijos ?y ¿para seguir educándonos nosotros? La clave creo yo que esta en pasar el mayor tiempo posible juntos. Se acerca el digital detox anual tan necesario.
un saludo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada