martes, 13 de septiembre de 2011

Dibujando con los cinco sentidos, todo cuenta.

Los cinco sentidos y el concept draw
La acción de Dibujar se puede entender como la danza si tenemos en cuanta que en ambas acciones se involucra todo el cuerpo. Cuando la mano se mueve, lo hace seguida del brazo, del tronco, apoyada sobre los pies y coordinada por la cabeza. El cuerpo es un todo y no lo debemos manejar segmentado. Esto lo saben muy bien los conocedores del Tai chi, capaces de hallar mediante los movimientos del cuerpo el equilibrio absoluto. La coordinación es algo que esta en todos, mas o menos desarrollado pero en todos. Sin ella no podíamos andar ni bailar y aunque lo hagamos mal, aunque no sepamos bailar, con todo ello estamos expresando quienes somos. En el dibujo de conceptos hay que tener claro que todo nuestro cuerpo esta involucrado a través de los cinco sentidos. Nuestra vista, olfato, gusto, tacto y oído son los jugadores de este equipo.  En este apartado quiero recorrer cada uno de ellos para dar una visión clara de  que aspectos desarrollamos  como dibujantes de conceptos en las diferentes dinámicas que agrupan el dibujo.
Como aperitivo insistir en que los dos lados del cerebro  juntos en el proceso creativo, serán el procesador del que partan y al que lleguen todos los elementos necesarios para el proceso.

La vista:
La madre de todos los sentidos del dibujante. Es un sentido bidireccional, es decir recopila información y ayuda a generar nueva información. Lo que vemos para procesarlo y lo que dibujamos o escribimos después estará condicionado por ella. La coordinación mano ojo, es fundamental en el dibujo. La vista emite ordenes que ejecutan otros sentidos y en esa línea podemos ver tres aspectos fundamentales de cómo utilizamos este sentido.
-       Retener: la vista nos ayuda a retener información. La recoge como una cámara de fotos, enfocando hacia los puntos de interés. Ponemos el ojo dónde ponemos la atención y gracias a ella podemos seleccionar.
-       Analizar: podemos seleccionar con la mirada y analizar lo que nos interesa. Podemos aislar elementos y podemos analizar las formas que vemos o que producimos en el dibujo.
-        Atender: Como Búhos, con toda nuestra capacidad. Buscando en todas las condiciones, de noche de día, da lo mismo. Los ojos bien grandes para poder ver todo lo que se mueve alrededor. Como estas rapaces que saben esperar a las presas y se alimentan de los detalles, o de los roedores más silenciosos. Nada que pase a nuestro lado puede sernos ajeno, y moveremos los ojos, el cuello, los párpados todo lo necesario para capturar con la mirada. 

El oído:
Antes de hacer nada, escucha. Escucha todo lo que te tengan que decir desde la primera hasta la última palabra. Si estas ayudando a otros a entender y a formular pensamientos mediante dibujos, escucha para ser objetivo, si no, corres el riesgo de hacer siempre del discurso de los demás el tuyo,  y de alejarte de las necesidades. Dibujar conceptos para otros es un servicio de empatía, sin la escucha no hay nada.
-       Registrar: como una grabadora, un contestador automático o cualquier recurso de registro de información dictada. El” listening comprehension” es tu ejercicio.
-       Diferenciar: es la capacidad de saber que información es ruido y cuál no lo es. Una música se puede dibujar, una sirena también, la información que percibimos la diferenciamos entre útil o no.
-       Amplificar: las orejas de elefante son las más grandes de todos los mamíferos. Trata de agudizar tu oído, que pueda ayudar frente a cualquier distracción. Amplificar en este sentido es aumentar la capacidad de percepción de los mensajes no visuales. En definitiva serán estos los más buscados por tus interlocutores bien en ponencias dibujadas o  en sesiones de visual thinking.
El olfato:  
A que huelen las nubes? Acaso dibujamos con la nariz?  No se trata de adivinar a que huele el/la  ponente, ni a saber  sostener el lápiz con la nariz, se trata de agudizar el olfato.
        -       Detectar: ser capaz de percibir por donde van los tiros, la información y la necesidad      que se plantea en la dinámica.
        -   Anticipar: saber adelantar acontecimientos, detectando lo que ha de venir en la sucesión de la representación.
        - Ser Oportuno: no molestar, o bien no entorpecer la labor de la persona o las personas con las que estemos colaborando.

El gusto.
El buen gusto o a veces el mal gusto de las cosas representadas. Hay que tener educado el gusto, para poder hacer un uso adecuado. Es muy valioso y convive con el conocimiento de la estética. La estética de la belleza y la estética de la fealdad.
       - Ser Dulce: como un caramelo para poder acercar nuestro trabajo a todos
       - Ser Equilibrado: como una báscula poder llegar a alcanzar el balance entre lo que nuestros interlocutores desean ver y lo que les queremos mostrar.

El tacto.
Este funciona de un modo doble, quiero decir en sentido figurado y en sentido real. De él depende la destreza manual y la capacidad de que la mano siga y cumpla los deseos del ojo.
   - Delicado como una pluma que pueda representar de un modo natural.
   - Formado y no me refiero a una formación superior, pero si me refiero a tratar de hacer mejor las cosas, dibujar mejor es intentarlo más y más.
   - Preciso con capacidad de transportar la medida de las cosas, de lo que se desee dibujar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario